Por Francisco Bolzán

«La tecnología es parte de la realidad, no solamente es una aliada sino que es alguien que se metió en nuestras vidas sin pedirnos permiso y no hay forma de sacarla del aula, de nuestra vida, de nuestra cartera. Nos aporta muchísimas cosas, pero tenemos que pensar sobre esto porque nadie nos preguntó«, consideró Liliana Fonseca en la tercera parte de la entrevista que mantuvo con RECONECTAR.

La licenciada en Psicopedagogía y magíster en Psicología Cognitiva y Aprendizaje sostuvo además que «tenemos que aprender a usar la tecnología positivamente», aunque «es un camino incierto, no sabemos a dónde nos lleva».

Descubrí más | Dislexia y el desafío de una educación multisensorial

Sin dudas, «para los chicos con dificultades de todo tipo, es una herramienta invalorable. Contar con una calculadora para un chico con dislexia o discalculia en la escuela secundaria es algo maravilloso, porque le permite ir accediendo en su nivel de pensamiento para resolver muchas cosas».

Lo mismo sucede con los sistemas que transforman el texto escrito en sonidos. En ese sentido, Fonseca lamentó que no se valoren «otras formas de leer. En este caso la lectura auditiva, a través de los auriculares; que es tan eficiente como la lectura visual que hacemos nosotros o la lectura táctil del Braille».

Descubrí más | Liliana Fonseca: «Los chicos del futuro no van a necesitar tantos contenidos»

«Lo importante es que nos vinculemos con el lenguaje escrito, el medio no sería tan importante, pero hay que quebrar estos paradigmas y generar nuevos», subrayó la especialista.

Mirá la entrevista

Revolución en la educación

«Durante mucho tiempo educaba la escuela, los docentes. Ahora sabemos que el celular, la tecnología, las redes sociales, YouTube y los tutoriales también educan. Y los Estados no ejercen demasiado control sobre eso», expresó Fonseca.

«Entonces, hay una revolución enorme en la educación a partir de la entrada de las redes sociales y la web. Vamos a ver grandes cambios», afirmó.

Descubrí más | El innovador sistema de una escuela entrerriana en cuarentena

«Nos pasa muchísimo con chicos a los que les cuesta aprender determinado contenido en la escuela, pero después quieren aprender chino y lo aprenden con un tutorial. El mismo chico que tenía problemas en la escuela, con un alto nivel de motivación, aprende algo nuevo«, ejemplificó. «Aprende chino o aprende a tocar el ukelele o a resolver un problema de la escuela pero a través de otros sistemas mucho más autodidactas», agregó.

«Nos sorprende todavía ese tipo de aprendizaje, porque la imagen del profesor y el alumno es muy fuerte. Para nosotros uno aprende de manera presencial, con un otro, en un vínculo, con alguien que te motiva. Pero ahora estamos presenciando otras formas de aprendizaje. Primero decíamos que no iban a ser efectivas pero ahora vemos, a las pruebas me remito, que son altamente efectivas», concluyó.


Suscribite a Reconectar en YouTube