El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación encabezó días atrás una reunión de la que participaron autoridades ambientales de Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires, con el objetivo de reactivar el Plan Integral Estratégico para la Conservación y el Aprovechamiento Sostenible del Delta del Río Paraná -PIECAS-, que se inició en 2008. La noticia fue celebrada por organizaciones ambientalistas.

El PIECAS consiste en un modelo de gestión que busca superar los abordajes parciales y facilitar compromisos entre las jurisdicciones provinciales involucradas en un mismo ecosistema compartido, además de fortalecer al conjunto para llevar adelante las iniciativas de sostenibilidad necesarias.

A partir de la bajante histórica del río Paraná, de los recientes focos de incendios y de otros impactos ambientales derivados se consideró necesaria la activación del Comité Interjurisdiccional de Alto Nivel -CIAN- para atender y coordinar acciones de prevención en la coyuntura y también avances en temas estructurales de mediano y largo plazo.

Descubrí más | Bajante histórica: 20 ONG piden medidas socioambientales concretas

El desafío inmediato consiste en el abordaje de temas como la pesca, los incendios en islas y el cuidado de la fauna y, en el corto plazo, la ratificación de los lineamientos estratégicos del plan y el establecimiento de pautas generales, marcos regulatorios coordinados para actividades de alta presión y guías de sostenibilidad para actividades productivas, entre otras acciones.

Una noticia muy esperada

Las organizaciones ambientalistas Taller Ecologista, Cauce, Casa Río y Fundación Ambiente y Recursos Naturales -FARN-, nucleadas en la Fundación Humedales sin Fronteras, habían solicitado meses atrás la puesta en marcha del PIECAS, que había sido abandonado en los últimos años.

«Con la confirmación ahora de una primera reunión confiamos en que a la brevedad y con la urgencia que demanda la situación actual, el CIAN acuerde acciones coordinadas para el control y prevención de incendios provocados por quemas legales e ilegales, y construcción de terraplenes y endicamientos» y «proponga acciones que atiendan la compleja situación de las pesquerías del Paraná Inferior, en resguardo de la fauna íctica y de las comunidades pesqueras de las tres provincias», indicaron las organizaciones en un comunicado enviado a RECONECTAR.

Descubrí más | Selva Almada: «El Gobierno de Entre Ríos debería frenar los agrotóxicos”

También confían en que se aborden «las diversas problemáticas de la región como los impactos ambientales y sociales de las actividades productivas -mineras, agropecuarias- y obras de infraestructura, las difíciles condiciones de vida y adversidades que enfrentan las comunidades que habitan el Delta, así como a las persistentes deficiencias institucionales que impiden una gestión ambiental integral».

Finalmente, expresaron su deseo de que se «retome el trabajo participativo de los gobiernos con distintos sectores de la sociedad civil, lo que posibilitará tratar las diversas complejidades de los ecosistemas y su actual situación, desde los territorios y atendiendo el gran desafío de compatibilizar las actividades productivas con el sostenimiento de la integridad ecológica de los humedales».

Iniciativa sostenible

El PIECAS busca garantizar la sostenibilidad del delta del río Paraná, como territorio de humedales, hábitat de alta biodiversidad, principal fuente de agua dulce superficial del país, escenario de la historia argentina y ecosistema proveedor de servicios a la mayor concentración de población en argentina ubicada en el eje costero, urbano e industrial que comprende a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y a localidades de la provincia homónima y de Santa Fe.

Cabe recordar que en sus inicios, hace 12 años, se realizaron reuniones y talleres participativos, se efectuó un abordaje científico que incluyó a universidades públicas e institutos de investigación y se firmó una carta de intención para la conformación del PIECAS, de la que participaron las autoridades políticas provinciales y nacionales. Este esfuerzo implicó un acuerdo político interjurisdiccional, consensuado sobre bases técnicas y científicas, para promover el cuidado del ecosistema y la sostenibilidad ambiental de las actividades productivas y recreativas llevadas a cabo.

Descubrí más | Desaconsejan podar árboles porque pueden dañarse

«En este sentido, esperamos la convocatoria a este necesario trabajo participativo y constructivo entre los gobiernos provinciales y la Nación, organizaciones de la sociedad civil, habitantes del Delta e instituciones técnicas y académicas, lo cual ha sido un sello de origen distintivo del PIECAS-DP. De esta manera, podremos actuar preventivamente y bajo la senda de los principios pro acqua y pro natura para evitar mayores daños ecosistémicos en nuestro delta del Paraná«, concluye el comunicado de Humedales sin Fronteras.


Suscribite al canal de YouTube de Reconectar