Científicos, médicos y personal sanitario advierten sobre la necesidad de cuidar el medioambiente para evitar nuevas pandemias, y piden a los gobernantes de todo el mundo inversiones en salud pública y en proyectos sostenibles y verdes que garanticen la protección de la salud humana.

La petición coincide con la celebración del Día Mundial del Medioambiente este viernes 5 de junio y con la pandemia del coronavirus COVID-19, que ha provocado una crisis social y económica sin precedentes.

Destrucción de los ecosistemas y zoonosis

Según la Organización Mundial de la Salud -OMS-, esta pandemia ha dejado hasta el momento más de 380.000 muertos y más de 6,29 millones de contagiados en todo el mundo. Si hablamos de economía, según el Banco Mundial una pandemia puede destruir entre el 0,1 y el 1 % del Producto Global Bruto.

Si bien hasta el momento no se sabe con certeza de qué animal provino el coronavirus que generó la pandemia, se sabe que la transmisión ocurrió a raíz del deterioro del medioambiente y el contacto entre seres humanos y animales.

Descubrí más | Selva Almada: «El Gobierno de Entre Ríos debería frenar los agrotóxicos”


«Lo que está sucediendo es que los murciélagos -y otros animales- que antes vivían en ambientes naturales, en equilibrio, ahora son intervenidos por los seres humanos y ocurre este desequilibrio que termina exponiéndonos a nosotros», explicó Marcela Orozco, veterinaria y doctora en Ciencias Biológicas, en diálogo con RECONECTAR.

La destrucción de la naturaleza y sus ecosistemas ha provocado otras epidemias como el ébola en la República Democrática del Congo -RDC-, donde esta misma semana se ha producido un rebrote de la enfermedad causada por zoonosis, es decir transmitida desde animales húespedes a los humanos. Es el noveno brote de Ebola en RDC, que afecta con sus variantes a otros cinco países del continente africano.

A esta lista hay que añadir otras enfermedades causadas por zoonosis como el sida, el mal del Chagas, la fiebre amarilla, la malaria, el dengue, entre otras.

Contaminación atmosférica, del agua y el suelo

Pero la mala calidad del aire también influye en la salud de las personas y del planeta y causa más de siete millones de muertes cada año en el mundo por afecciones cardiovasculares y respiratorias, entre otras patologías, según la OMS.

Descubrí más | Desequilibrio ambiental y pandemia: no fueron los murciélagos


Un informe del Energy Policy Institute de la Universidad de Chicago -Estados Unidos- publicado este miércoles relaciona la contaminación atmosférica y el índice de expectativa de vida. El estudio señala que en Europa casi tres cuartas partes de la población respira aire contaminado.

Pero la contaminación del suelo, del agua y de los acuíferos también afecta a la salud de la naturaleza y de las personas.

Carta al G20 de científicos, médicos y personal sanitario

Con estas perspectivas y ante la puesta en marcha de planes para la recuperación que los gobiernos de todo el mundo preparan para salir de la crisis causada por la COVID-19, más de 40 millones de médicos, enfermeras y profesionales sanitarios enviaron una carta a los gobernantes del G20 -incluido el presidente argentino Alberto Fernández- para pedir programas sostenibles y verdes y financiación para la salud pública.

Descubrí más | Una «hoja artificial» fabrica combustible a partir del dióxido de carbono


En la carta abierta solicitan que en los paquetes de estímulo económico que se están considerando en la actualidad den prioridad a las inversiones en salud pública, así como en medidas para tener aire y agua limpios y un clima estable. Estas inversiones reducirían la contaminación del medioambiente y las emisiones responsables del calentamiento del clima que dañan la salud, además de generar una mayor resiliencia ante futuras pandemias a la par que crearían puestos de trabajo más estables, afirma la carta.

La Unión Europea ha anunciado el Pacto Verde como instrumento para la transformación de la Unión Europea en una sociedad equitativa y próspera, basando su economía en el uso sostenible de recursos.

El Pacto Verde persigue una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de entre un 50 y 55 % como mínimo para 2030 hasta llegar a la neutralidad en 2050, con la revisión sobre la fiscalidad de la energía, estrategias de adaptación al cambio climático, fomento de las renovables y de la economía circular, entre otros puntos.

Descubrí más | La titular del FMI propone un «mundo más verde, inteligente y justo»


Muchos otros países han presentado ya sus programas de Contribuciones Determinadas Nacionales y se espera que el resto lo haga previo a la Cumbre del Clima, que tendrá lugar en Glasgow, Reino Unido, en noviembre de 2021, y en ellos se eleve la ambición climática con el objetivo de reducir emisiones como recoge el Acuerdo de París.

La directora de Salud, Medioambiente y Determinantes Sociales de la Salud en la OMS, María Neira, en declaraciones a EFE ha manifestado la necesidad de repensar las ciudades, hacerlas para las personas y no para los vehículos con el fomento del transporte sostenible y el uso de la bicicleta.


 

Suscribite a Reconectar en YouTube