Empresas y entidades estatales de Rusia se movilizan para paliar las consecuencias del derrame de 21.000 toneladas de combustible diésel ocurrido en la central termoeléctrica de Norilsk, ubicada en el Círculo Polar Ártico, que ha causado graves daños ambientales.

Greenpeace informó de que este accidente es el primero de esta magnitud en el Ártico y es equiparable al derrame del buque cisterna «Exxon Valdez» ocurrido hace tres décadas frente a las costas de Alaska.

Según Rosprirodnadzor, la entidad estatal rusa encargada de velar por el cuidado de la naturaleza, 6.000 toneladas de diésel se derramaron sobre la tierra y otras 15.000 toneladas fueron a los ríos.

Descubrí más | El medioambiente y la salud humana deben ir de la mano


Diez años para reparar el daño

La viceministra de Recursos Naturales y Ecología de Rusia, Elena Panova, reconoció este viernes en una rueda de prensa que la recuperación del medioambiente en la zona podría tomar «al menos 10 años».

«La situación es muy difícil, porque se trata del Ártico. Es necesario recoger el diésel derramado, pero no hay dónde, no hay caminos, no hay almacenes. No se puede quemar, porque se generarían sustancias peligrosas para la vida», dijo.

Un destacamento de 70 rescatistas de diversas regiones rusas ha sido enviado al lugar, además de equipamiento especial de la petrolera rusa Gazprom Neft que incluyen bombas y máquinas para recoger el petróleo, excavadoras y barreras de contención flotantes.

Descubrí más | La titular del FMI propone un «mundo más verde, inteligente y justo»


La operadora de oleoductos Transneft ha preparado a su vez cinco brigadas de 80 personas y proporcionado barreras, recipientes de 10 metros cúbicos, bombas, botes y tiendas de campaña.

Además se han trasladado a Norilsk 10 sistemas de recolección y almacenamiento de crudo de 16 toneladas. Drones y helicópteros monitorean la zona del desastre desde el aire.

La compañía responsable del derrame, Nornikel, trabaja en las labores de limpieza junto al Servicio de Rescate Marítimo. Aseguró que, con condiciones a favor, se podrá recoger el grueso del combustible en los ríos locales en un plazo de 14 días.

«Si contamos con recipientes y utilizamos equipamiento adicional, podría ser en 14 días, con la condición de que el viento nos ayude al empujar la mancha hacia las barreras flotantes», señaló el vicepresidente de la empresa, Serguéi Dyachenko.

Descubrí más | Lanzan una plataforma que usa tres fuentes de energía renovable a la vez


Nornikel afirmó también que ya fueron extraídos 1.450 metros cúbicos de tierra contaminada y bombeadas 201 toneladas de diésel. La tierra contaminada será trasladada y procesada para hacerla de nuevo cultivable, en tanto que la mezcla de diésel y agua que flota sobre la superficie del río será bombeada a tanques con una capacidad para 16.000 toneladas.

Estado de emergencia

Todo ello, después de que se declarara el miércoles el estado de emergencia federal tras intervenir el presidente ruso, Vladímir Putin, y cuestionar al gobernador de la región de Krasnoyarsk, Alexandr Uss, por haberle informado tarde del accidente.

A pesar de que el derrame tuvo lugar el 29 de mayo, la información llegó al Ministerio de Emergencias recién el 31. La empresa, sin embargo, informó del accidente el mismo viernes, según la agencia TASS.

Investigación

Mientras continúa la limpieza, avanza una investigación ordenada por Putin y este viernes los investigadores abrieron otro caso penal contra el gobernador local por actuar con «negligencia» al informar tardíamente sobre el accidente.

El miércoles, ya se abrieron otros tres casos penales por daño a la tierra, violación de las normas de protección medioambiental durante el trabajo, y contaminación del agua. Además, fue detenido el jefe del departamento de calderas y turbinas de la termoeléctrica, Viacheslav Stárostin. Un tribunal de Norilsk decretó este jueves prisión preventiva hasta el 31 de julio para este funcionario.

Descubrí más | Una «hoja artificial» fabrica combustible a partir del dióxido de carbono


Rosprirodnadzor inició por su parte una inspección de Norilsk, y el Comité de Investigación requisó documentos y grabaciones de conversaciones entre empleados y otros archivos.


 

Suscribite a Reconectar en YouTube