Cuando pensamos en los riesgos para la salud pública, es posible que no pensemos en los océanos. Sin embargo, cada vez más, la salud del océano está íntimamente ligada a nuestra salud. Algunos pueden sorprenderse al saber, por ejemplo, que organismos descubiertos a profundidades extremas se utilizan para acelerar la detección de COVID-19, y lo que podría ser aún más asombroso, que este es un ecosistema que podría dar una solución a la humanidad.

Esta es una de las múltiples razones por las que debemos celebrar el Día Mundial de los Océanos este 8 de junio. La fecha se comenzó a celebrar en 2009 a partir de una resolución de la Organización de Naciones Unidas -ONU-, con el objetivo de recordar cada año el papel importante que tienen estos amplios ambientes acuáticos en la vida sobre la tierra.

La importancia de los océanos

Esta celebración busca movilizar a la población mundial hacia una gestión sostenible de los océanos, que son una fuente importante de alimentos y medicinas y una parte esencial de la biosfera.

Los océanos sirven como la mayor fuente de proteínas del mundo. Más de 3.000 millones de personas dependen de los océanos como fuente principal de proteínas a partir del consumo de peces y otros animales. La biodiversidad marina y costera es fundamental para el sustento diario de esas poblaciones.

Los océanos son también los pulmones de nuestro planeta, ya que absorben alrededor del 30% del dióxido de carbono producido por los humanos -amortiguando los impactos del calentamiento global- y de allí proviene la mayor parte del oxígeno que respiramos. Por otra parte, también funcionan como reguladores climáticos, ya que mitigan el exceso de calor del planeta

Pero eso no es todo: los océanos son una fuente de materias primas, un recurso energético renovable -si se aprovecha la fuerza de las olas para generar energía mareomotriz- y un medio de comunicación que los seres humanos han usado desde hace siglos.

Innovación para un océano sostenible

Sin embargo, los océanos y su biodiversidad se ven afectados por la acción humana. A medida que los desafíos para el océano continúan creciendo, también lo hace la necesidad de soluciones innovadoras a través de personas que las impulsen.

Con ese fin, el tema del Día Mundial de los Océanos propuesto por la ONU en 2020 es “Innovación para un océano sostenible”. En un evento realizado de manera online, se compartirán innovaciones de todo el mundo en áreas de necesidad que han sido probadas con resultados prometedores, que infunden optimismo o que demuestran la capacidad de avanzar de manera efectiva.

El tema de este año es especialmente relevante en el período previo al Decenio de las Naciones Unidas de Ciencias del Océano para el Desarrollo Sostenible , que se ejecutará desde 2021 hasta 2030. El Decenio fortalecerá la cooperación internacional para desarrollar la investigación científica y las tecnologías innovadoras que puedan conectar la ciencia oceánica con las necesidades de la sociedad.