La Administración de Parques Nacionales -APN- aprobó el reglamento para la reducción progresiva y la prohibición específica de los plásticos de un solo uso en los parques nacionales y áreas protegidas de Argentina.

La iniciativa se alinea con distintos esfuerzos internacionales que tienden a eliminar la presencia de estos componentes contaminantes en los ecosistemas.

“Estamos comprometidos con la Organización de las Naciones Unidas -ONU- a cumplir los objetivos y metas de su Agenda 2030, que se refiere especialmente a la producción y al desarrollo sostenibles”, sostuvo el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié.

Descubrí más | La deforestación en la Amazonía amenaza con nuevos incendios


Según la ONU, «cada minuto se compran un millón de botellas de plástico y, al año, se usan 500 mil millones de bolsas, elementos que amenazan la biodiversidad en sus distintas formas”, recordó el ministro.

Prohibición progresiva

La medida promueve la disminución gradual de estos objetos y busca su prohibición, lo que involucra la entrega al consumidor final, la distribución y comercialización y el ofrecimiento a la vista de los productos plásticos de un solo uso en todas las áreas protegidas en jurisdicción de dicho organismo.

La decisión alcanza elementos como botellas de bebidas, vajilla y utensilios plásticos descartables; varillas de soporte de globos y los soportes utilizados para el consumo de helados; hisopos y cotonetes realizados con plástico no compostable; bolsas plásticas no reutilizables o compostables; envoltorios y productos cosméticos y de higiene oral con micro perlas o micro esferas de plástico.

Descubrí más | Hallaron huevos de guacamayo rojo, extinto en Argentina hace 150 años


Vale indicar que los plásticos de un solo uso son productos desarrollados a partir de materiales destinados a ser desechados tras su primer uso, por lo que no son reutilizables y su reciclabilidad es baja por cuestiones técnicas y económicas.

El reglamento contempla, de todas maneras, que no estarán alcanzados por la restricción los productos que por cuestiones específicas no pudieran ser reemplazados por materiales alternativos.

De este modo, prestadores, permisionarios y concesionarios de las áreas protegidas nacionales deberán implementar el reglamento. Todas las habilitaciones para el desarrollo de servicios turísticos en jurisdicción de la APN incluirán este aspecto, salvo excepciones puntuales debidamente justificadas, las que serán consideradas por el organismo.

La norma establece un plazo de seis meses para que las concesiones vigentes y permisos habilitados readapten sus procesos y dispongan el cese definitivo de la utilización de plásticos de un solo uso o su reemplazo por productos reutilizables o realizados con materiales compostables. Dado el cierre vigente al público por la pandemia de COVID-19, el plazo comenzará a regir al día siguiente de la reapertura de las áreas protegidas.

Descubrí más | Crearon un filtro con bambú para eliminar el arsénico del agua


Según la Dirección Ejecutiva del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente -PNUMA-, “los envases plásticos representan casi la mitad de todos los residuos plásticos a nivel mundial, y muchos de ellos son desechados después de haber sido utilizado tan solo unos pocos minutos”.

En este sentido, resulta necesario tomar acciones concretas que tiendan a la regulación de estos elementos.


 

Suscribite a Reconectar en YouTube