Conservacionistas y científicos están intrigados por la misteriosa muerte de al menos 275 elefantes en el delta del Okavango, en el norte de Botsuana, una región muy popular entre los turistas que vistan el país africano, informaron este jueves 2 de julio las autoridades.

Los decesos, que en cambio los conservacionistas cifran en más de 300, han ocurrido sin violencia y sin que se haya podido atribuir a ningún veneno conocido o enfermedad.

«Hemos recibido un informe sobre la muerte de 356 elefantes, y hasta ahora hemos confirmado la muerte de 275 paquidermos», dijo el director de Parques Nacionales y Vida Silvestre de Botsuana, Cyril Taolo. «La causa de su muerte está siendo determinada. El ántrax -o enfermedad del carbón- está excluido. Tampoco se sospecha de los cazadores furtivos, ya que los animales fueron encontrados con sus colmillos», precisó.

Descubrí más | Las 15 tortugas gigantes que salvaron su especie regresaron a su isla en Galápagos


«Las investigaciones respecto a la muerte sin explicación de los elefantes aún están en proceso», explicó este jueves el Gobierno de Botsuana en un comunicado. El Ministerio de Medio Ambiente aclaró que se estaban analizando muestras de los restos de los animales en tres laboratorios de Zimbabue, Sudáfrica y Canadá. No hay escasez de agua, ni de comida en la zona, ni precedentes que puedan explicar la situación.

Muertes repentinas

La ONG Elefantes Sin Fronteras -EWB, por sus siglas en inglés- aseguró que en sus sobrevuelos han detectado que elefantes de todas las edades están muriendo. Al 25 de mayo habían contado 169 paquidermos muertos, y al 14 de junio otros 187. EWB estima que la muerte de alrededor del 70 por ciento de ellos se remonta «a aproximadamente un mes, mientras que la muerte del 30 por ciento restante parece más reciente, entre un día y dos semanas».

Varios elefantes vivos fueron vistos muy débiles, letárgicos, algunos desorientados y con dificultades para moverse, dijo el director de la ONG Michael Chase. Los paquidermos parecen haber «muerto muy repentinamente en algunos casos», destacó, por su parte, el biólogo Keith Lindsay, especialista en la preservación de la fauna.

Descubrí más | En 30 años se talaron 420 millones de hectáreas de bosques en el mundo


«Los restos que estamos analizando son de elefantes que cayeron sobre su esternón mientras caminaban, lo que es muy inusual», explicó a la agencia AFP.

Los conservacionistas han criticado la lenta respuesta de las autoridades de Botsuana, país que alberga alrededor de 130.000 elefantes en libertad, un tercio de la totalidad de la población de paquidermos en África, consignó DW.


 

Suscribite a Reconectar en YouTube