Redacción Reconectar

Un amplio número de argentinos está trabajando desde sus casas desde que comenzó la cuarentena por la pandemia de coronavirus, hace más de cuatro meses. Para la gran mayoría el teletrabajo es una situación inédita, que supuso numerosos cambios y los obligó a adaptarse.

Sin embargo, el lado positivo para esos trabajadores es que pudieron seguir desarrollando sus tareas, a diferencia de lo que sucedió en ciertos rubros que se desarrollan esencialmente de manera presencial y que resultaron críticamente golpeados por la pandemia.

Es un momento difícil: incertidumbre, cuarentena, miedo al contagio, home office, inestabilidad laboral, la rutina de la casa, el home school de los chicos y tensiones económicas se viven a diario. En ese contexto realizamos algunos estudios para conocer en mayor profundidad la opinión del trabajador argentino y cómo está enfrentando esta situación”, contó Pablo Liotti, del Grupo Adecco, al presentar los resultados de una encuesta sobre teletrabajo en Argentina.

La situación, incluso, llevó a los legisladores nacionales a sancionar una ley que regule esta modalidad laboral de la que ya se hablaba desde mediados de los ’90, pero que hasta marzo de 2020 aún encontraba mucha reticencia, sobre todo de parte de los empleadores.

La novedad del Home Office

Trabajar desde la casa es algo totalmente nuevo para el 56% de los trabajadores encuestados. El 14% aseguró que se viste como si fuera a la oficina, mientras que, contra las recomendaciones, el 18% se queda en pijama todo el día.

El 42% le dedica más horas al trabajo desde su casa que en la oficina, un punto que viene a regular la nueva Ley de Teletrabajo. Sin embargo, 6 de cada 10 afirman que trabajan más relajados desde su casa. A 8 de cada 10 argentinos les gustaría continuar trabajando desde sus hogares cuando todo vuelva a la normalidad.

Descubrí más | Teletrabajo: aconsejan pararse cada media hora y moverse


¿El empleador debería brindarles ciertas prestaciones para trabajar correctamente? El 70% de los trabajadores afirma que debería proveerles una computadora; el 56%, conexión a Internet; el 33% una silla ergonómica y el 19%, el costo de la factura de luz. Pero, solo el 4% indicó que la empresa efectivamente se hizo cargo de algunos gastos.

Por otro lado, el 32% sostuvo que le preocupa la salud y el 30% señaló que le preocupa la economía del país. Además, al 21% le preocupa la situación laboral, mientras que 7 de cada 10 argentinos creen que el “después de la cuarentena” será duro para la mayoría de las empresas.

La nueva Ley de Teletrabajo

El Senado de la Nación aprobó el 30 de julio la nueva Ley de Teletrabajo, que regularizará y garantizará derechos laborales a los trabajadores que desempeñen sus tareas desde la casa. La votación no fue unánime, ya que referentes de Juntos por el Cambio argumentaron que la ley termina siendo «un obstáculo» para la promoción del empleo.

Los puntos principales que establece:

  • Quienes trabajen bajo la modalidad de teletrabajo tendrán los mismos derechos y obligaciones que aquellos que trabajen de forma presencial.
  • La jornada laboral tiene que ser pactada previamente por escrito en el contrato de trabajo, en conformidad con los límites legales vigentes.
  • La remuneración de los teletrabajadores no podrá ser inferior a la que se percibe bajo modalidad presencial.
  • Los convenios colectivos de trabajo deberán tener una combinación entre trabajo presencial y teletrabajo.
  • Derecho a la desconexión digital: quien realice el teletrabajo tendrá derecho a no estar conectado a los dispositivos digitales fuera de su jornada laboral y durante sus licencias.
  • El empleador tiene que proporcionar el equipamiento, las herramientas de trabajo y el soporte necesario para el desempeño de las tareas de los teletrabajadores. Además, debe asumir los costos de instalación, mantenimiento y reparación de las mismas, o la compensación por la utilización de herramientas propias de la persona que trabaja.
  • El trabajador será responsable por el correcto uso y mantenimiento de los elementos y herramientas de trabajo provistas por su empleador.
  • Las personas que trabajen desde sus casas y acrediten tener a su cargo, de manera única o compartida, el cuidado de personas menores de 13 años, personas con discapacidad o personas adultas mayores que requieran asistencia específica tendrán derecho a horarios compatibles con estas tareas o a interrumpir la jornada laboral.
  • Las plataformas y/o sistemas utilizados por el empleador a los fines del teletrabajo deberán desarrollarse de modo acorde a la jornada laboral, impidiendo su conexión fuera de la misma.
  • El trabajador tendrá derecho a la compensación por mayores gastos en conectividad y/o consumo de servicios que deba afrontar.
  • El empleador deberá garantizar la capacitación en nuevas tecnologías.
  • La representación sindical será ejercida por la asociación sindical de la actividad en la que los trabajadores presten los servicios.
  • La decisión de realizar el trabajo en domicilio, salvo casos de fuerza mayor debidamente acreditada, deberá ser voluntaria y con consentimiento prestado por escrito. Además, esa decisión será reversible en cualquier momento de la relación laboral.
  • Los teletrabajadores gozarán de todos los derechos colectivos y serán considerados, a los fines de la representación sindical, como parte del conjunto de quienes trabajen en forma presencial.
  • La contratación de personal extranjero no residente en el país en esta modalidad requerirá la autorización previa de la autoridad de aplicación. Los convenios colectivos deberán establecer un tope máximo para estas contrataciones.

La ley entrará en vigencia recién 90 días después de que el Gobierno nacional anuncie el fin de la cuarentena.

La nostalgia de la «vida normal»

Pero no todo es trabajo… La encuesta de Adecco también indagó sobre qué extrañan los argentinos en este tiempo de aislamiento. El 39% extraña compartir tiempo con familia y amigos; el 30%, poder hacer lo que quieran sin ningún tipo de restricción; un 17%, ir a hacer ejercicio al gimnasio, al parque o a la plaza; y otro 14% salir al teatro, al cine o a un bar con amigos.

Descubrí más | Estiman que se podrían crear 395 millones de empleos si se prioriza el medioambiente


¿Cómo es vivir en cuarentena? La medida de aislamiento social también nos hace repensar nuestros hábitos. El 57% en algún momento de la cuarentena pensó que sería bueno vivir en algún pueblo o ciudad menos poblada.

Si bien el 45% come más mientras está todo el día en la casa, lo positivo es que el 75% dice comer más sano porque puede tener más control sobre lo que cocina.