«Apoyar la lactancia materna para un planeta más saludable», es el tema elegido por la Alianza Mundial para la Lactancia Materna -WABA, por sus siglas en inglés- para la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2020.

La lactancia materna ofrece a todos los niños el mejor comienzo posible en la vida, ya que aporta beneficios de salud, nutricionales y emocionales tanto a los niños como a las madres. Y forma parte de un sistema alimentario sostenible. Ahora bien, pese a que es un proceso natural, no siempre es fácil. Las madres necesitan apoyo tanto para iniciar la lactancia como para mantenerla.

Los servicios de asesoramiento cualificado pueden velar por que las madres y las familias reciban ese apoyo, además de la información, los consejos y la confianza que necesitan para alimentar a sus bebés de forma óptima. El asesoramiento sobre lactancia materna puede ayudar a las madres a sentirse más seguras, sin dejar de respetar sus circunstancias y decisiones personales. Puede empoderar a las mujeres para superar dificultades y evitar prácticas alimentarias y de atención que puedan perturbar un amamantamiento óptimo, como ofrecer a los lactantes y los niños pequeños líquidos, alimentos y sucedáneos de la leche materna innecesarios.

Incrementar las tasas de lactancia materna exclusiva podría salvar la vida de 820.000 niños cada año, destacan UNICEF y la OMS. Además, puede mejorar la salud de niños y madres y, en consecuencia, favorecer el desarrollo socioeconómico de las familias.

Descubrí más | El medioambiente y la salud humana deben ir de la mano


Por lo tanto, debe crearse un entorno propicio para la lactancia materna, así como para otras facetas de la alimentación de lactantes y niños pequeños. La protección, promoción y apoyo de la lactancia materna requieren acciones coordinadas durante los tiempos normales y quizás aún más durante las emergencias como la pandemia de COVID-19, indican desde la Organización Panamericana de la Salud -OPS-.

La Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se celebra todos los años del 1 al 7 de agosto, es una campaña mundial coordinada por WABA para crear conciencia y estimular la acción sobre este tema.

Mejora la salud de los bebés y sus madres

Los beneficios de la lactancia materna y la interacción entre madres e hijos para prevenir infecciones y promover la salud y el desarrollo son especialmente importantes cuando la salud y otros servicios comunitarios se ven afectados o limitados.

  • La lactancia materna es la forma óptima de alimentar a los bebés, ya que proporciona los nutrientes que necesitan de forma equilibrada, al tiempo que protege frente a la morbilidad y la mortalidad debido a enfermedades infecciosas.
  • Los niños amamantados tienen un menor riesgo de maloclusión dental y la investigación ha demostrado que existe una relación entre la lactancia materna y mejores resultados en las pruebas de inteligencia.
  • La lactancia materna también ayuda a mejorar la salud materna, ya que reduce el riesgo de cáncer de mama, cáncer de ovario, hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

Lactancia durante la pandemia

Las madres y los bebés deben recibir apoyo para permanecer juntos y practicar el contacto piel a piel, ya sea que ellas o sus bebés sean casos sospechosos, probables o confirmados de infección por coronavirus.

Los especialistas siguen recomendando el amamantamiento si la madre lo desea. El nuevo coronavirus no se ha encontrado en la leche materna y, por el momento, no se ha detectado la transmisión de la COVID-19 por este medio. No existen motivos para evitar la lactancia materna ni interrumpirla, indica la OPS.

Descubrí más | «Tenemos que bajar nuestro consumo de azúcar, la que vemos y la que no»


En este marco, se debe proporcionar asesoramiento sobre lactancia materna, apoyo psicosocial básico y apoyo de alimentación práctica a todas las mujeres embarazadas y madres con bebés y niños pequeños.

Inversión en salud

UNICEF y la OMS, en consonancia con las medidas de política abogadas por WABA, dirigido por ambos organismos, hace un llamamiento a los gobiernos para:

  • Invertir con el fin de que todas las mujeres puedan acceder a asesoramiento cualificado sobre lactancia materna.
  • Formar a los profesionales de la salud, en particular al personal de partería y enfermería, para que ofrezcan a las madres y las familias ese asesoramiento.
  • Garantizar que el asesoramiento se ofrece como parte de servicios habituales de atención de salud y nutrición que sean de fácil acceso.
  • Asociarse y colaborar con asociaciones civiles y de profesionales de la salud para establecer sistemas de colaboración sólidos que permitan ofrecer asesoramiento adecuado.
  • Proteger a los profesionales de la salud de la influencia de la industria de los alimentos para lactantes.