Los esfuerzos mundiales para reducir la contaminación del aire y sus efectos reciben un impulso con la celebración, por primera vez este 7 de septiembre de 2020, del Día Internacional del Aire Limpio por un cielo azul, mientras en todo el planeta siguen en aumento los episodios extremos de polución atmosférica.

Este día internacional, establecido por la ONU en 2019, destaca la necesidad urgente de promover acciones para mejorar la calidad del aire y garantizar aire puro para todos en todo el planeta.

Las consecuencias de la contaminación del aire

Existen pequeñas partículas invisibles de contaminación que penetran en nuestros pulmones, nuestra sangre y nuestros cuerpos. Estos pequeños contaminantes son los responsables de aproximadamente un tercio de las muertes por accidente cerebrovascular, enfermedad respiratoria crónica y cáncer de pulmón, así como de una cuarta parte de las muertes por ataque cardíaco. El ozono troposférico, producido por la interacción de muchos contaminantes diferentes en la luz solar, es también causante de enfermedades como el asma y enfermedades respiratorias crónicas.

Descubrí más | Argentina, asolada por incendios fuera de control


Estos son ejemplos de una crisis que nos alcanza a todos: la contaminación del aire constituye el mayor riesgo ambiental para la salud humana y es una de las principales causas evitables de muerte y enfermedad. 7 millones de personas mueren prematuramente cada año en el mundo debido a las complicaciones causadas por la contaminación del aire, y millones más viven con discapacidades debido a este problema, que también afecta la salud de otras especies y la del planeta.

“En todo el mundo, nueve de cada 10 personas respiran aire impuro. El alcance de este desafío requiere una acción decidida por parte de los gobiernos, las empresas y las comunidades para poner fin a la dependencia de los combustibles fósiles en favor de la energía renovable, limpia y asequible”, dijo el secretario general de la ONU, António Guterres, en su mensaje sobre el día.

La contaminación del aire no solo amenaza la salud de las personas, sino que también tiene impactos negativos en las plantas y los ecosistemas. Solo la contaminación por ozono es responsable de la pérdida de 52 millones de toneladas de cultivos cada año en todo el mundo.

Descubrí más | Urbes verdes: necesitamos más árboles en las ciudades


Muchos gases de efecto invernadero y contaminantes del aire también aceleran la crisis climática, lo que significa que este problema no solo perjudica la salud y la calidad de vida hoy, sino que también hace que el futuro sea menos seguro para las generaciones venideras.

Hay soluciones a mano

En la actualidad, existen soluciones prácticas y rentables para abordar este desafío. Las emisiones contaminantes no conocen de fronteras internacionales y, por tanto, los países deben trabajar unidos para priorizar las medidas de reducción de la contaminación del aire e invertir en éstas. Investigaciones demuestran que la energía renovable es hoy más rentable que nunca.

El Día Internacional del Aire Limpio por un cielo azul hace un llamado a una mayor cooperación internacional a nivel mundial, regional y subregional. Proporciona una plataforma para fortalecer la solidaridad mundial, así como para aumentar las ambiciones y el impulso político para la acción contra la contaminación del aire y el cambio climático, incluyendo medidas como una mayor recopilación de datos sobre calidad del aire, la realización de investigaciones conjuntas, el desarrollo de nuevas tecnologías y el intercambio de mejores prácticas.

“La contaminación del aire es el mayor riesgo ambiental para la salud humana, tiene un impacto desproporcionado en los más pobres y costos ambientales debido a gastos en salud, pérdida de productividad, reducción de los rendimientos agrícolas o mermas en la competitividad de las ciudades”, dijo Inger Andersen, directora ejecutiva del PNUMA.

Descubrí más | Argentina, entre los 10 países con más desmontes de bosque nativo


“Los confinamientos a causa de la COVID-19 nos demostraron que es posible tener cielos más limpios. Que las personas están dispuestas a escuchar a la ciencia. Que podemos actuar rápidamente para proteger la salud humana. Debemos tomar acciones urgentes para erradicar el esmog. Si lo hacemos, podemos salvar millones de vidas y ahorrar miles de millones de dólares cada año”, añadió Andersen.

«Frente a los desafíos mundiales que plantean la contaminación del aire, el cambio climático, las desigualdades sociales y económicas, y la actual pandemia de COVID-19, tenemos la oportunidad de reconstruir mejor«, dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud -OMS-.

Desarrollo sustentable

La contaminación genera un impacto negativo en la economía: los costos de la atención sanitaria, pérdidas para el sector turístico, disminución en la productividad laboral, pérdida de cultivos, entre otros. Por lo tanto, analizado desde la óptica económica, existen numerosos beneficios de invertir en el control de la polución del aire.

La mala calidad del aire plantea un problema en el contexto del desarrollo sostenible para todos los países, en particular en las ciudades y las zonas urbanas de los países en desarrollo, donde los niveles de contaminación atmosférica son superiores a los límites establecidos en las directrices sobre calidad del aire de la OMS.