Especialistas y activistas advirtieron hoy que las políticas contra el calentamiento global «no están cambiando tan rápido como la urgencia climática» y aseguraron que se necesita que «las palabras se transformen en acciones», luego de la Cumbre sobre la Ambición Climática de 2020 que se realizó el sábado de manera virtual, a cinco años del Acuerdo de París.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente -Pnuma- sostuvo que la perspectiva de calentamiento del planeta sigue siendo superior a los 3ºC, por lo que se aleja de los objetivos del Acuerdo, que requiere mantener el calentamiento global por debajo de 2°C, y si es posible 1,5°C, en comparación con la era preindustrial.

Para limitar el calentamiento global a 1,5°C, se tendrían que reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 7,6% por año, cada año desde 2020 a 2030, según la ONU.

«No estamos en el camino para lograr el objetivo de temperatura. El informe United in Science lo demostró, ni siquiera todos encerrados en casa hemos logrado bajar las emisiones», dijo a Télam Pilar Bueno, investigadora de Conicet y especialista en cambio climático.

Estudios preocupantes

En septiembre, ese informe realizado por la Organización Meteorológica Mundial -OMM- presentó los datos y hallazgos científicos más recientes relacionados con la temática, donde se advirtió que «el cambio climático no se detuvo por la Covid-19«.

El estudio internacional demostró que las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera se encuentran en niveles récord y continúan aumentando, mientras que las emisiones se dirigen hacia niveles prepandémicos luego de una disminución temporal causada por la cuarentena y la desaceleración económica.

«Necesitamos que los esfuerzos sean más acordes a lo que planteó el Acuerdo de París«, consideró Bueno y aclaró que los objetivos deben ser «lo más cuantificables posible».

Respecto de la situación en la Argentina, lamentó que no se hayan presentado «muchas Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional -NDC, por sus siglas en inglés- este año, obviamente empujado por la cuestión de la pandemia».

Descubrí más | El reverdecimiento de la tierra se acerca a su límite


En cambio, «en términos de mitigación, es para celebrar el progreso de cómo los países avanzaron en informar sus componentes, en cuanto a reporte y transparencia», valoró.

Por su parte, Nicole Becker, integrante de Jóvenes por el clima, afirmó que el objetivo de «mantener la temperatura por debajo del 1.5 °C de aumento está cada vez más lejos, estamos camino a los 2.2°C, y el ritmo de consumo y producción actual va en camino a 3°C».

«El Acuerdo de París sigue siendo el instrumento más importante para combatir la crisis climática pero que no está dando los resultados que tiene que dar. Necesitamos que las palabras se transformen en acciones porque las consecuencias de la crisis climática ya están pasando«, sostuvo Becker.

La activista destacó que hay cambios en la política internacional que están dando un nuevo envión al Acuerdo, como el caso de «China, que está empezando a querer liderar las energías renovables y ser carbono neutral para 2060, y también el cambio de Gobierno en Estados Unidos, donde pasamos de un presidente negacionista como Donald Trump a un Gobierno que tiene un plan que es bastante ambicioso y en línea con el Acuerdo», aseveró.

La próxima Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático -COP26- se celebrará en noviembre de 2021 en Glasgow, Reino Unido, luego de que fuera aplazada este año por el coronavirus.

Descubrí más | “Hay una gran oportunidad de cambio si aprendemos de todo lo sucedido en 2020”


«La COP del año que viene va a ser clave para que los países presenten sus objetivos y ver quién lidera esta nueva transición que inevitablemente se va a dar», aseguró Becker.

Bueno explicó que «la transición que se requiere para cumplir con el Acuerdo de París es cultural, política, social y económica, una transformación de la civilización«.

«Necesitamos que los flujos financieros acompañen, que la élite política esté en el mismo camino y que las sociedades manifiesten esto en las urnas y en sus demandas», sostuvo.

«Todo está cambiando y está mejorando, se nota en estos últimos 5 años. Sin embargo, las cosas no están cambiando tan rápido como lamentablemente sí se expresa la urgencia climática», concluyó la especialista.