Dos guacamayos azulamarillos -Ara ararauna-, una especie que está en peligro de extinción, nacieron en el Bioparque de la ciudad bonaerense de La Plata, en el marco del trabajo de conservación y protección de las especies que aún permanecen en el predio.

Desde el Bioparque, que depende de la Secretaría de Espacios Públicos, informaron que el nacimiento se produjo días atrás y que los pichones «se encuentran en buen estado de salud«.

«Las aves son cuidadas por profesionales del propio Bioparque. Esta es una gran noticia ya que también es un aporte para contrarrestar la pérdida de biodiversidad, dado que la especie está en peligro», señaló José Etchart, el responsable del área.

Descubrí más | Cerca de 30 especies se salvaron de la extinción gracias a acciones de conservación


Fundado en 1907, el Zoológico de La Plata comenzó en 2016 un proceso de conversión hacia el formato de Bioparque. Luego de trasladar y liberar más de 150 animales en sus hábitats naturales o en santuarios, la institución impulsa programas de conservación, investigación y educación.

En ese sentido, colabora con los bancos de ADN de especies en peligro de extinción, su reproducción por medios naturales y su reinserción en diferentes áreas naturales.

Guacamayos azulamarillos

Este tipo de guacamayo habita en América del Sur -sectores de Colombia, Brasil, Perú, Bolivia- y está considerando en peligro, ya que en muchas zonas ha mermado la población como consecuencia de las actividades ilegales como la caza y el tráfico, además de la destrucción de su hábitat natural por prácticas como la deforestación.

Uno de los comportamientos más curiosos de los guacamayos azulamarillos es que, una vez formada la pareja, ya no se separan. Anidan cada dos años entre los meses de agosto y enero, en sus hábitats naturales cavan agujeros en los troncos de los árboles y palmeras, y la hembra generalmente pone dos o tres huevos.