Naciones Unidas y la Universidad de Oxford acaban de dar a conocer los resultados de la encuesta más grande hecha hasta el momento sobre cambio climático. En ella participaron 1,2 millones de personas de 50 países. La mayoría -64%- cree que el cambio climático es una emergencia global y apoya medidas a gran escala para combatirlo.

En la encuesta también se preguntó a los participantes si estaban a favor de 18 políticas climáticas claves dentro de seis ámbitos de actuación: energía, economía, transporte, agricultura y alimentación, naturaleza y protección de las personas.

Descubrí más | Un joven creó paneles solares con desechos de alimentos para producir energía


En general, las cuatro políticas climáticas más populares son la conservación de los bosques y de la tierra -respaldo del 54 % de los encuestados-, más energía solar, eólica y renovable -53 %-, la adopción de técnicas agrícolas respetuosas con el clima -52 %- y mayores inversiones en negocios y empleos verdes -50 %-.

Las dietas basadas en vegetales como forma de reducir las emisiones, por el contrario, sólo recibieron el apoyo de un 30 % de los consultados.

Conocer para proteger

Uno de los puntos llamativos de la encuesta es que las respuestas de cada participante se vinculan con la experiencia personal y el entorno en el que viven.

  • De este modo, la mayoría de quienes apoyan las energías renovables viven en los países en los que los combustibles fósiles son una fuente importante de emisiones. En Estados Unidos, por ejemplo, hubo un 65% a favor de la energías renovables. En Australia, 76%, y en Rusia, 51%.
  • Así mismo, donde hay una gran destrucción de bosques, los ciudadanos respaldan la conservación de los árboles. Un 60% en Brasil y un 57% en Indonesia.

Otro de los resultados indica que es más probable que una persona piense en que hay una emergencia climática cuando ha superado más niveles educativos.

Una encuesta sin precedentes

«Nunca hemos visto nada así a esta escala antes», aseguró en una conferencia de prensa Cassie Flynn, asesora climática del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo -PNUD-, al referirse al tamaño de la encuesta.

Lo poco usual de la encuesta no se limita al tamaño de la muestra, sino que abarca también los métodos utilizados, pues se ha optado por usar videojuegos móviles para recabar las opiniones de los ciudadanos.

Así, en el lugar donde habitualmente reciben anuncios, los usuarios seleccionados de manera aleatoria recibieron los cuestionarios preparados por la ONU sobre la crisis del clima.

«La idea era poder llegar a públicos que habitualmente no están involucrados en el debate sobre la crisis climática», explicó Flynn, quien recordó que la industria de los juegos móviles llega a 2.700 millones de personas en todo el mundo, más que el cine y la música juntas, y que permite alcanzar a personas que habitualmente no responden a encuestas como los menores.

Descubrí más | El Gran Chaco, uno de los principales frentes de deforestación a escala global


Según la ONU, los resultados del sondeo se trasladarán a todos los Gobiernos. La idea es que las opiniones del público se tengan en cuenta en las estrategias de recuperación de la crisis del COVID-19.

El jefe del PNUD, Achim Steiner, destacó en un comunicado que «independientemente de cuál sea su origen, los ciudadanos coinciden en que el cambio climático constituye una emergencia global» y son conscientes de la «escala de acción que se necesita, desde una agricultura respetuosa con el clima, a la protección de la naturaleza, y la inversión en una recuperación verde».

El «Voto por el Clima», nombre dado a la encuesta, «otorga a los países un mandato claro para adoptar medidas climáticas amplias con el apoyo de la opinión pública», recalcó Steiner.

«El reconocimiento de la emergencia climática está mucho más extendido de lo que se pensaba anteriormente. Los resultados muestran también claramente que la mayoría de la población quiere medidas de política fuertes y amplias», indicó Stephen Fisher, profesor del Departamento de Sociología de la Universidad de Oxford, que se encargó de llevar a cabo la encuesta.

Fuente: El Espectador.