El deshielo del planeta avanza a gran velocidad. Un trozo de hielo como Hawái, de 10.000 kilómetros cuadrados, desapareció en un abrir y cerrar de ojos hace 11.000 años de una capa que cubría el mar frente a la costa de Svalbard, en el Ártico.

Según un nuevo estudio, este hecho fue precedido por un derretimiento bastante rápido de 2,5 kilómetros de hielo al año. Esto es paralelo a las tasas de deshielo actuales en la Antártida y Groenlandia y preocupa a los científicos detrás del estudio.

Descubrí más | «Tenemos que hacer uso de los recursos naturales sin destruirlos»


Las mediciones del deshielo en Storfjorden Trough -área del mar Ártico donde se realizó el estudio- muestran que las condiciones prevalecientes hasta el evento de hace 11.000 años coinciden con lo que vemos en la Antártida y Groenlandia hoy.

«El retroceso de las actuales capas de hielo son de dos a cuatro kilómetros por año y eso se está acelerando», dice en un comunicado el profesor del Centre for Arctic Gas Hydrate, Environment and Climate y primer autor, Tine Lander Rasmussen.

La última desglaciación

La última desglaciación, ocurrida entre 20.000 y 10.000 años atrás, fue un período de calentamiento global coexistente con capas de hielo que se encogían rápidamente. Pero afirmar la correlación real entre los dos no es tan simple como parece.

El período en cuestión fue climáticamente inestable, y los grandes derretimientos fueron interrumpidos por la recongelación y la formación de hielo nuevo. Por lo tanto, ha sido difícil establecer la velocidad del retroceso del hielo, en relación con los cambios climáticos.

«Hemos estudiado el desarrollo de la capa de hielo hace 20.000/10.000 años utilizando núcleos de sedimentos marinos. Los 12 núcleos se han recolectado en el área durante los últimos 18 años y se han analizado meticulosamente en busca de diferentes tipos de microfósiles de organismos unicelulares llamados foraminíferos». dice Rasmussen.

Descubrí más | Los microplásticos llegaron al cuerpo humano


La bioquímica de los fósiles de foraminíferos ayuda a reconstruir la enorme cantidad de información sobre el estado del medio ambiente en tiempos prehistóricos. Los sedimentos se cortaron en rodajas que representan períodos de tiempo de 30 a 70 años. Más de 70 muestras fueron fechadas y analizadas.

«Lo que vimos es que la capa de hielo comienza a retirarse hace unos 20.000 años, pero permanece en una cresta en el fiordo. Luego, hace unos 15.000 años, la atmósfera y las temperaturas del océano se calientan, lo que afecta la circulación oceánica. Una gran parte de la capa de hielo desaparece al mismo tiempo. Al comienzo del período cálido del Holoceno, hace 11.000 años, las cosas realmente se aceleraron. No podemos ver más evidencia de una capa de hielo que cubra el fondo del océano después de ese tiempo», dijo.

Los períodos de retroceso extremadamente rápido de la capa de hielo se correlacionan constantemente con períodos de calentamiento global de los océanos y la temperatura. Esto se refleja en la retirada de la capa de hielo de otros ocho sistemas de fiordos del norte de Noruega.

El rol del cambio climático en nuestros tiempos

«Esto refuerza nuestra hipótesis de que un aumento en la temperatura del océano y el calentamiento global es la causa directa de la cadena de eventos que condujeron a la desintegración dramáticamente rápida de la capa de hielo», dice Rasmussen.

Esto da algunas perspectivas alarmantes sobre el panorama actual. El gran derretimiento del máximo glacial hasta el Holoceno tardó 10.000 años en prepararse. El cambio climático -generado por la actividad de los seres humanos- actual es mucho más rápido.

«El deshielo final de la capa de hielo de Storfjorden Trough -añade- ocurrió tan rápidamente en las partes exteriores como lo hizo más arriba en la depresión. Esto significa que tan pronto como el agua oceánica más cálida tuvo acceso a la capa de hielo, subió bastante rápido hacia adentro desde el borde de la plataforma de hielo. Al interior de la propia capa. Vemos que esto está sucediendo en la Antártida hoy. Las rupturas de Larsen A (1995), B (2003) y C (2017) son ejemplos de este proceso».