La Administración de Parques Nacionales -APN- de Argentina inició el primer operativo de control efectivo, monitoreo acústico y recopilación de datos científicos para la conservación de las áreas marinas protegidas en aguas del Mar Argentino.

A fines de febrero zarpó desde el puerto de Ushuaia el buque Guardacostas Prefecto García, en una expedición que realizará por primera vez un relevamiento de las frecuencias sonoras con el fin de proteger a la fauna marina.

El objetivo de esta campaña de investigación es generar información para construir modelos de propagación acústica en el área circundante al Área Marina Protegida Namuncurá – Banco Burdwood y generar así mayor información para definir las estrategias de conservación a llevar adelante.

Consiste en la primera Campaña de Relevamiento Acústico y de los efectos de las actividades de prospección sísmica sobre la fauna marina en los sectores cercanos a esta área marina protegida -AMP-. Esta investigación representa el primer operativo de control efectivo y recopilación de datos científicos que realiza la APN en su rol de autoridad de aplicación para la conservación de las AMPs.

Descubrí más | La velocidad de deshielo se equipara a la de la última desglaciación hace 10.000 años


La expedición, que regresa al puerto de Ushuaia el 8 de marzo, se desarrolla en la zona austral del Mar Argentino con la asistencia logística de la Prefectura Naval Argentina (PNA), que dispuso al Guardacostas Prefecto García -GC-189- y su tripulación para navegar el área de relevamiento; junto a investigadores y técnicos de la APN, de PNA, del Centro Austral de Investigaciones Científicas del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas -CADIC-CONICET- y de la Fundación Cethus.

En áreas con altos valores de conservación, como son las AMPs, resulta necesario contar con un modelo de propagación acústica realizado a través de ensayos de sensibilidad del modelo frente a cambios en la frecuencia, tipo de sedimentos de fondo y época del año. La modelación acústica utiliza las características específicas del área en estudio para establecer pérdidas por transmisión del sonido en el medio, y así estimar distancias mínimas de protección para la fauna marina.