Diputados nacionales de Juntos por el Cambio, el Frente de Todos y el Interbloque Federal presentaron un proyecto de ley para reducir de manera progresiva los productos plásticos de un solo uso con el fin de dar respuesta a los problemas de contaminación ambiental con los que se enfrenta hoy Argentina y el mundo.

En ese sentido, la iniciativa fija presupuestos mínimos de protección ambiental para la “regulación, reducción, sustitución y prohibición de manera progresiva de productos plásticos de un solo uso”.

Además, se establecen plazos progresivos de prohibición para la entrega, ofrecimiento a la vista, importación, distribución, comercialización y producción de los productos alcanzados, que llegan a los tres años.

Al mismo tiempo, la propuesta prevé excepciones para casos en los que, por razones de profilaxis en establecimientos de salud, asepsia, razones médicas, conservación o protección de determinados alimentos no puedan ser reemplazados.

Descubrí más | Los microplásticos llegaron al cuerpo humano


También apunta a consagrar por ley la prohibición inmediata de estos plásticos en zonas de mayor protección como las que integren el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, emulando lo que ya ocurre en otras partes del mundo.

La iniciativa “recupera los acuerdos alcanzados en la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano en noviembre de 2020, cuando por unanimidad se dio despacho a un dictamen unificado, el que finalmente perdió estado parlamentario para el actual período legislativo”, sostuvo la diputada radical Brenda Austin, autora del texto del proyecto.

“Argentina tiene que avanzar, como muchos países del mundo, en regulaciones que establezcan de manera progresiva la prohibición de los plásticos de un solo uso por su efecto dañino en el ambiente y su impacto en los ecosistemas. Creemos que debe hacerse en el marco del diálogo con todos los sectores, con las organizaciones de la sociedad civil y con referentes de la industria”, destacó.

La legisladora señaló que “a los efectos del análisis del proyecto se tomó en cuenta el volumen de plásticos que produce la Cámara de Diputados: según un relevamiento de compras de los últimos años, allí se utilizan alrededor de 4 mil vasos descartables por día, a lo que se suman las botellas plásticas de las sesiones y la vajilla de un solo uso que se entrega en los comedores”.