Las botellas de plástico son uno de los residuos más comunes y más presentes en todo el mundo. Al igual que sucede con muchos otros elementos de este material, las botellas de plástico se pueden reciclar. Solo es necesario saber cómo hacerlo, a dónde llevarlas y qué se hará con ellas.

Antes de saber qué hacer con las botellas de plástico, cómo reciclarlas y a dónde llevarlas, es importante tener en cuenta algunas preguntas sobre este tema, para saber qué hacer con las botellas de plástico.

Es esencial tener en cuenta que las botellas de plástico se pueden reciclar de muchas maneras. La diferencia se encuentra en el tipo de plástico del que esté hecho esa botella y, además, del objetivo que se tenga al momento de llevarlas al punto de reciclado. Algunas botellas de plástico se pueden destinar a un proceso regular y convertirse en una nueva botella, mientras que otras se pueden llenar de plástico y destinarse a la fabricación de un material conocido como madera plástica.

¿Cómo se beneficia el medio ambiente con el reciclaje de las botellas de plástico?

El plástico que se tira, ya sea de botellas de plástico o de otros productos, acaba siempre en el medio ambiente. De una u otra manera, las botellas de plástico impactan negativamente en el medio ambiente cuando no se hace algo con ellas.

En otras palabras, las botellas de plástico y otros tipos de plástico terminan en ríos, lagunas y océanos, y matan a cerca de 1 millón de animales por año. Además, es importante tener en cuenta que una botella de plástico puede tardar hasta 1.000 años de biodegradarse. Como parte del proceso, se fragmentan en microplásticos que luego llegan a nuestro cuerpo a través del agua, el aire o los alimentos.

Por otro lado, reciclar una botella de plástico ahorra la cantidad de energía necesaria para hacer funcionar una lamparita de 60 watts por 3 horas y, además, se necesita apenas la mitad de energía que se usa para incinerarla.

¿Cuál es la mejor manera de acopiarlo?

Para poder reciclar cualquier tipo de botella de plástico o de otros materiales reciclables, es esencial considerar que se deben mantener limpios.

Las botellas de plástico se deben lavar para quitarle todo el contenido que puedan haber tenido -el azúcar de las gaseosas, por ejemplo-, ya que esto impactaría negativamente en el proceso de reciclado. Cuando se habla de otros tipos de plástico también es fundamental que se enjuaguen y queden limpios para poder reciclarlos.

En cuanto a otros materiales, como el cartón o el papel, por ejemplo, también es fundamental que estén limpios, pero obviamente no se pueden limpiar. En otras palabas, si se engrasan o ensucian ya no sirven para ser reciclados. Esto no significa que los papeles o cartones escritos o que se hayan usado para imprimir algo no sirvan, sino que no deben haberse manchado con sustancias que los engrasen o que cambien su condición.

¿Qué plásticos se pueden reciclar?

Son muchos los tipos de plástico que se pueden reciclar, tanto de las botellas de plástico como de otros productos y envases. Las tapitas de plástico, las botellas de PET, los envases de alimentos, las sillas, los bidones, entre otros productos, son algunos de los plásticos que pueden pasar por un proceso de reciclado.

¿Cómo identificar qué tipo de plástico es?

Hay muchos tipos de plástico que se pueden reciclar, pero es importante identificarlos para poder darle el tratamiento adecuado y necesario a cada uno de ellos.

Es importante buscar el símbolo de reciclaje con un número en su interior o letras que lo indiquen. Pueden ser algunas de las siguientes categorías:

1. PET (polietileno tereftalato)

Este tipo de plástico tarda más de 150 años en descomponerse. El PET, una vez que se recicla, se puede volver a utilizar en muebles, alfombras, fibras textiles, piezas de automóvil, entre otros productos. ¿Dónde se encuentra este tipo de plástico? Las botellas de plástico de bebidas o de detergente son algunos de los lugares donde se puede hallar este material.

2. PEAD (polietileno de alta densidad)

Este tipo de material puede tardar más de 150 años en descomponerse. ¿Qué productos son de este tipo de plástico? Se puede encontrar en envases de productos de limpieza del hogar -las botellas de plástico de los productos de limpieza, por ejemplo-, el shampoo y la crema de enjuague, los dispositivos protectores (cascos, rodilleras, coderas), las bolsas, los contenedores.

3. PVC (vinílicos o cloruro de polivinilo)

Este tipo de plástico puede tardar hasta 1.000 años en descomponerse. ¿Dónde se puede encontrar? Las tuberías, algunas botellas de plástico, los envases, los marcos de ventanas, entre otros elementos, están hechos de este material.

4. PS (poliestireno)

El poliestireno puede tardar hasta 1.000 años en descomponerse, igual que el PVC. Es posible encontrarlo en productos como juguetes, platos y vasos descartables, cortinas para baño, tuberías, cables.

5. PEBD (polietileno de baja densidad)

El polietileno de baja densidad puede tardar en descomponerse más de 150 años. Se puede encontrar en bolsas, film, cubiertos descartables, bolsas de papas fritas, envases de yogurt.

6. PP (polipropileno)

Puede tardar en descomponerse entre 100 y 1.000 años. Es posible encontrarlo en productos como bandejas de packaging, bolsas, sorbetes, tapitas, carcasas electrodomésticos.

7. Otros

Los plásticos tipo 7 son diferentes a todas las otras categorías de materiales plásticos, dado que están hechos de una combinación de plásticos o material plástico que no entra en ninguna de las otras clasificaciones. El número 7 incluye los materiales antibalas, los DVD, las computadoras, los estuches de los reproductores de MP3, carteles plásticos, entre otros elementos que se pueden encontrar en la vida cotidiana.

Es importante tener en cuenta que por el tipo de material y por la combinación de plásticos con la que se hace, el tipo 7 es el plástico más difícil de reciclar, aunque ocasionalmente puede ser re-fabricado como maderas plásticas.

¿Dónde se puede reciclar el plástico?

Existen distintas organizaciones y lugares que reciben el plástico para su reciclado. Hay puntos de recepción o campañas de reciclaje, e incluso en algunas zonas pueden pasar a buscarlos por el domicilio de la persona.

Quienes se encuentren interesados en reciclar plásticos y comenzar a hacer un cambio en ese sentido, pueden buscar cómo es el proceso y la campaña en su localidad. Cada municipio o provincia tiene una campaña específica, un circuito y puntos de reciclado determinados.

Botellas de amor: una alternativa para reciclar botellas de plástico

Dentro del mundo del reciclaje hay varias iniciativas. Además de llevar los residuos reciclables, junto a las botellas de plástico, a los puntos de reciclado para que las autoridades o las organizaciones no gubernamentales los traten de manera adecuada, también hay otros proyectos.

Las llamadas botellas de amor son uno de esos proyectos. Se trata de una iniciativa que tiene como objetivo evitar que los residuos plásticos puedan convertirse en basura contaminante y, en consecuencia, en algo nocivo para el medio ambiente.

Para todas aquellas personas que desconocen el tema, la pregunta es: ¿cómo llenar una botella del amor?

Para llenar una botella de amor la primera pauta a seguir es tener en las manos una botella de plástico. Se puede utilizar cualquier tipo de botella de plástico, de cualquier tamaño y de cualquier producto. Puede ser una botella de plástico de aceite, de gaseosa e incluso los bidones de agua de 5 o 6 litros que se utilizan para comprar en mayor cantidad.

Descubrí más | Crearon un bioplástico capaz de degradarse por completo en tres meses


Las botellas de plástico se pueden llenar con todo tipo de plásticos, sin necesidad de separarlos o clasificarlos: bolsas, paquetes de fideos, arroz, polenta, galletitas, envoltorios de golosinas. Es importante tener en cuenta que dentro de la botella de plástico también se puede colocar palitos de chupetín, bolsas de carnicería y sachet de leche. Todos estos envoltorios de plástico se deben enjuagar bien al momento de colocarse dentro de la botella de plástico, ya que de otro modo podría ser nocivo para el proceso de reciclado.

Cabe mencionar que dentro de estas botellas de amor no puede haber ciertos productos o materiales: no pueden tener telgopor, tetrabrik, látex, metal, cartón, papel, telas, tierra, esponjas de cocina, arena, aluminio, gomas.

Para llenar estas botellas de plástico la segunda pauta, después de tener el envase, es tener una cuchara de madera, varilla, aguja de tejer u otro elemento que permita hacer presión. ¿Para qué? Este tipo de objetos son necesarios porque los residuos que se coloquen adentro de la botella de plástico deben estar compactados. Con la ayuda del palo de madera, la cuchara, o el elemento que se elija, se deben ir compactando los plásticos que se colocan dentro del envase.

Es esencial tener en cuenta, para saber si el trabajo se hizo de la manera correcta, que una botella de plástico con los residuos bien compactados pesa alrededor de 500 gramos. Una vez que se llena, se debe llevar hasta el centro de acopio más cercano. Actualmente hay muchos puntos en los que se pueden dejar estas botellas, en los diversos municipios y localidades del país.

A diferencia de los ecoladrillos, que pueden llenarse también con cartón, papel o arena, una botella de amor solo puede rellenarse con distintos tipos de plásticos. La clave para elegir cuáles son estos plásticos es saber que se trata de las variedades que no se pueden reciclar en otros circuitos y que es probable que terminen como rellenos sanitarios y que se degraden de manera inadecuada.