El Gobierno de La Pampa comprará 5.000 hectáreas en una zona declarada de alto valor de conservación para iniciar el proceso de creación del Parque Nacional El Caldenal. El espacio es el hogar de un importante número de especies de flora y fauna, entre ellas, algunas con problemas de conservación como el cardenal amarillo, el águila coronada y el pasto colorado.

Con este fin, el ejecutivo pampeano enviará a la Cámara de Diputados un proyecto de ley declarando de utilidad pública las tierras necesarias, tras el convenio tripartito firmado entre el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, el Gobierno de la Provincia de La Pampa y la Administración de Parques Nacionales, refrendado por la Legislatura provincial mediante Ley Nº 3246/2020.

El área fue seleccionada de entre varias analizadas en diferentes puntos de la provincia, luego de varios viajes efectuados por técnicos de la Subsecretaría de Ambiente en conjunto con los de la Administración de Parques Nacionales.

El bosque de caldén ha resistido a través de su historia a importantes extracciones de leña y otros tipos de sobreexplotación, principalmente en los períodos conocidos como las «dos grandes hachadas». Posteriormente, con el avance de la frontera agrícola, se fue perdiendo un importante número de hectáreas de bosque y también de calidad en las áreas remanentes, tendencia que se mantuvo hasta la promulgación de la Ley de Bosques en diciembre de 2007.

Descubrí más | Crean el Parque Nacional Ansenuza, el más grande del país


El caldenal es un emblemático ambiente boscoso localizado en el centro de Argentina, que se extiende entre las isohietas de 400 y 600 mm con el caldén (Prosopis caldenia) como especie dominante, conjuntamente con arbustales y sotobosques de pastos perennes, frecuentemente interrumpidos por dunas, bajos salinos y lagunas.

La creación de un parque nacional en el corazón del caldenal pampeano, además de incrementar la conservación de un ambiente con poca protección a nivel nacional, representa una importante área de esparcimiento, acercamiento a la naturaleza y revalorización de los bienes naturales que constituirá una importante fuente de reactivación económica para las localidades vecinas a través del creciente turismo.

También constituye un refugio importante para especies que son un valioso aliado para las funciones ecosistémicas, aliados indispensables para la producción local, como por ejemplo la comunidad de insectos polinizadores nativos.