Investigadoras del CONICET en el Instituto Argentino de Oceanografía (IADO, CONICET-UNS) realizaron un estudio que brinda un resumen de la situación de los sistemas de gestión de Residuos Sólidos en Sudamérica, antes y durante la pandemia.

En ese sentido, describe que las deficiencias preexistentes en estos sistemas se acentuaron por la falta de preparación para el manejo de un mayor volumen de desechos médicos y por el hecho de que los servicios esenciales, como la recolección de residuos domiciliarios, pasaron a “segundo plano”, especialmente durante los meses en que la mayoría de las actividades se vieron restringidas por cuarentenas.

Las especialistas, que publicaron su investigación en la revista Science of the Total Environment destacan que la gestión de residuos sería uno de los factores en los que trabajar para evitar que los desechos lleguen al mar.

El uso de barbijo es, sin lugar a dudas, una de las medidas fundamentales para prevenir y disminuir la propagación del virus SARS-CoV-2. Al mismo tiempo, los cuidados ante la pandemia han determinado un incremento en el uso de otros elementos, como recipientes de alcohol en gel, guantes, bolsas de basura en los hogares, botellas y envases para alimentos.

El trabajo pronostica que la mayoría de estos elementos fabricados con materiales poliméricos terminarán formando piscinas de microplásticos en los mares de Sudamérica. Los desechos llegan a los océanos transportados por vientos, ríos, mareas, desagües pluviales, y también por descargas directas. A lo largo de ese trayecto también se acumulan y generan graves daños.

Descubrí más | La lista de los países que tiran más plásticos a los océanos


El análisis de las especialistas del IADO señala que “la falta de conocimiento sobre el tipo de residuo doméstico generado y su deficiente clasificación por las personas en el hogar”, ha contribuido al aumento de la contaminación y agrega: “en muchas costas de Sudamérica, es cada vez más común encontrar barbijos y otros artículos de protección personal como mascaras faciales o guantes, que son fuentes potenciales de microplásticos”.

La propagación explosiva del virus no dio a los países el tiempo suficiente para adaptarse a esta nueva situación. Ante la falta de elaboración de protocolos adecuados, el equipo integrado por Melisa Fernández Severini –bióloga e investigadora de CONICET-, Ana Forero –química y becaria Posdoctoral de CONICET, Carla Spetter –química e investigadora de CONICET-, Natalia Buzzi –bióloga e investigadora de CONICET- y Maialen Ardusso –Lic. en Biodiversidad y becaria doctoral de CONICET- sugiere que debería avanzarse en afianzar prácticas de reciclaje.

Destacan, además, que en esto tiene un rol fundamental la voluntad política pero también la colaboración ciudadana. “La contaminación por microplásticos es un enemigo invisible con efectos adversos en el medio ambiente, en los animales y en los seres humanos”, advierten.