Foto: Un derrame de petróleo llegó a las Islas de Salamis en Grecia, en 2017.

La exploración de hidrocarburos en el Mar Argentino está avanzando y actualmente se evalúan tres nuevos permisos para intentar extraer petróleo frente a las costas de la provincia de Buenos Aires.

La empresa noruega Equinor, en asociación con Shell e YPF, ya presentó una solicitud para localizar pozos de petróleo en el fondo marino (con la técnica de exploraciones sísmicas) en 3 bloques frente a la costa bonaerense. Es decir, Mar del Plata y otras localidades costeras del sudeste de la provincia de Buenos Aires que dependen del turismo y la pesca.

Un estudio realizado por la Universidad Nacional del Centro de la provincia de Buenos Aires (UNICEN) concluyó que existen 100% de probabilidades de que haya derrames a futuro, debido a la operación petrolera offshore en el Mar Argentino.

Greenpeace elaboró un modelo de cómo impactaría en las costas uno de los posibles derrames. Para ello se utilizaron condiciones normales del Mar Argentino de acuerdo a la época del año como temperatura, corrientes, oleaje, etc.

En la recreación realizada por la organización ambientalista, un derrame de 990 barriles de petróleo, los cuales se descargan en el lapso de 2 horas, se dispersaría durante 672 horas (28 días). Se tomó como punto de origen al bloque Can 100, que es el más grande de la cuenca Argentina Norte. La empresa Equinor presentó en mayo el “Aviso de proyecto” para su perforación.

El evento modelado inicia el 18 de abril de 2020 a las 03.00 AM GMT, finalizando la descarga a las 05.00 AM de ese mismo día. El petróleo llegaría a las costas de Buenos Aires en 11 días e incluso se extendería hasta las costas uruguayas en 21 días.

Si el petróleo se derrama, afectaría a los ecosistemas marinos, los paisajes y las economías de las ciudades de la costa atlántica.

Descubrí más | Un informe de la ONU advierte consecuencias «sin precedentes» por el calentamiento global


La estadística muestra que ante eventos similares, las tareas de contención y recuperación solo logran que entre un 10 y 15 % del volumen total vertido sea recuperado.

Por ejemplo, en el derrame del Golfo de México de 2010, provocado por el accidente en la plataforma Deepwater Horizon de British Petroleum, el intenso y masivo operativo logístico de contención desplegado solo pudo recuperar el 17% del volumen de petróleo derramado.

Este precedente nos da la pauta de que un derrame de petróleo en el Mar Argentino sería una desastre ambiental con consecuencias prácticamente irreversibles.

Sin duda impactaría negativamente a las comunidades locales, básicamente por un cese de actividades, la pesca, el turismo, y todas las actividades que dependen de éstas se verían canceladas. Además, tendría impactos negativos en la calidad de vida de los habitantes de dichas comunidades, no solo por la falta de ingresos, sino también por no poder utilizar sus espacios de esparcimiento públicos por la contaminación.

En su desplazamiento el derrame aquí simulado además afectaría a otras dos áreas también identificadas para su protección:  El Frente Plataforma, con altas  concentraciones de nutrientes y que cumple un rol ecológico clave como principal área reproductiva de la anchoíta y área de desove de la merluza común y el calamar.  El Sistema Marino del Río de la Plata, un ecosistema binacional argentino uruguayo con gran diversidad de invertebrados bentónicos, áreas de desove y cría de peces óseos y área de alimentación y migración de tortugas, aves y mamíferos marinos. Se destaca la presencia del delfín franciscana, especie endémica y amenazada.

En cuanto a las zonas protegidas costeras afectadas en este hipotético derrame podemos mencionar:

Argentina: Reserva Natural Provincial Restina del Faro, Reserva Natural Provincial  Puerto de Mar del Plata, Reserva Natural de la Defensa Campo Mar Chiquita – Dragones de Malvinas, Reserva Natural Provincial Mar Chiquita, Reserva de Biósfera “Parque Atlántico Mar Chiquita” (UNESCO), Reserva Natural Municipal Faro Querandí, Refugio de Vida Silvestre Bahía Samborombón, Parque Nacional Campos del Tuyú, Reserva Natural de Objetivo Definido Rincón de Ajó, Reserva Natural Municipal Punta Rasa

Uruguay: Área protegida Humedales de Santa Lucía, Parque Nacional Isla de Flores, Reserva de Biósfera Bañados del Este (UNESCO), Área Protegida Laguna Garzón, Paisaje Protegido Laguna de Rocha, Parque Nacional Cabo Polonio

Este modelo es uno de los escenarios que pueden darse en el mar Argentino. No tiene sentido abrir una nueva frontera de explotación petrolera en medio de la crisis climática que estamos viviendo. La ciencia fue clara en el último reporte del IPCC presentado hace semanas: para combatir el cambio climático, no puede haber ninguna nueva inversión en combustibles fósiles en ningún lugar, y la eliminación gradual de la infraestructura de combustibles fósiles existente debe alinearse con el objetivo de 1,5 ° C.”, sostuvo Luisina Vueso, coordinadora de la campaña de océanos de Greenpeace.

El Estado argentino tiene la oportunidad de dejar un legado en materia de protección ambiental y dejar atrás la inversión en combustibles fósiles para avanzar rápidamente hacia una transición energética limpia”, añadió.

Más información en este link.